ABRA Asociación de Bodegas de Rioja Alavesa

Para entender la armonía entre los platos y los vinos hace falta no ver al plato como un todo, teniendo en cuenta únicamente en el producto original (carne o pescado) que lo compone. Hay que prestar también atención al modo de cocción de los alimentos o la concentración de perfumes que hay en estos para determinar el vino de acompañamiento. Otro elemento importante en la elección de los vinos es la salsa. Por ejemplo, una mantequilla blanca batida casa muy bien con una mistela o un vino semidulce y una salsa especiada será recomendable acompañarla con un vino blanco.

El vino es un factor clave a la hora de aderezar una buena cena o de acompañar un determinado plato. La buena elección de un vino que realce y esté en armonía con la comida es vital para alcanzar la perfección en cualquier plato. A este fenómeno se le conoce como armonía gastronómica. El primer fundamento de la armonía gastronómica es que no existe una regla sobre si son los platos los que deben acompañar al vino o es al contrario. En general, no existen unas reglas rígidas, todo dependerá del gusto, la inspiración, la sensibilidad o el estado emocional de los comensales.

Tweet HTML

ABRA 2.0

Legal information